La cantante vuelve al Festival de Tango de La Falda. Pero no sólo como parte de la grilla sino también como compañera de Silvio Soldán en la conducción. Charlamos con ella.

María José Demare vive días muy intensos. Es que además deapuntalar su disco Ella, la cantante mata la ansiedad de cara a su debut como maestra de ceremonias del inminente Festival de Tango de La Falda. Es por eso que un día prototípico suyo la tiene de un lado al otro, agitadísima. Vale poner como ejemplo al lunes reciente: a los pocas horas de la presentación del clip Príncipe del asfalto, su tema – homenaje a Cacho Castaña, Demare ya estaba dispuesta en la casona de Roberto Piazza, seleccionando vestidos que el diseñador dispuso para su selección.

“Lo quiero mucho a Roberto y agradezco su generosidad. Me dijo ‘llevate lo que quieras\'”, cuenta la cantante que vive proyectando la música ciudadana hacia horizontes en los que resulte imposible su fosilización.

-¿Cómo surgió la idea de conducir el festival? ¿Quién te lo propuso?
-El año pasado pasó algo especial cuando yo canté. El público pedía más y Silvio Soldán no hizo más que decir cosas maravillosas sobre mí. Cuando pedían bises canté Resistiré, nombré a Estela Raval, que hacía poco se había ido, y cuando salgo del escenario veo que la directora de Cultura, Alicia Auferil, estaba llorando de emoción. Fue entonces que ella y Diego Veliz, el secretario de Turismo, me propusieron volver para la celebración de las 30 ediciones. Y ampliaron la invitación al rol de conductora. Para mí es un honor.

-¿Has realizado este tipo de performance en el pasado?
-No, nunca. Será la primera vez. Me insinué como maestra de ceremonias en una presentación en Buenos Aires, hace un par de semanas. Y salí airosa. Confío en mis años de escenario y, te digo, me encanta el rol.

-¿Estudiaste la historia de cada artista participante? ¿O confías en los conocimientos acumulados hasta hoy y en tu propio instinto?-A muchos los conozco; a otros los estoy gugleando. Me parece que mi rol tienen que ser descontracturado y, precisamente por eso, debe poner otro color. El conductor principal será Soldán. Y Silvio tiene mucha experiencia… Trataré de poner mi impronta y pasarla bien.

-Usaste como “muso” a Cacho Castaña en “Príncipe del asfalto”. ¿Qué te impulsó a escribir esa canción? ¿Es una reivindicación de la obra de Cacho o del personaje que encarna?
-Es una canción que escribí en 2004. Justamente, había ido a cantar a La Falda y, al día siguiente al mío, cantaba Cacho. Y me quedé para verlo. Luego fui a su camarín a saludarlo, con un poco de miedo porque él estaba muy arriba en ese momento. Pero cuando entré, Cacho era el mismo de siempre y sentí un gran alivio. Era el mismo muchacho de barrio.

-¿Y eso disparó todo?
-A los pocos días, vi una nota muy larga que le hicieron en la tele, y sentí que me identificaba con lo que decía. Contaba su manera de componer y era la misma que la mía, y lo mismo sucedió con otras cosas que decía. Tomé un cuaderno y escribí el tema, de una. Mucho después le compuse la música. Es una mezcla de admiración por su obra (yo canto muchos temas suyos) y del cariño que le tengo. Es mutuo, porque hemos grabado juntos Para decir adiós, de su disco, afrontamos recitales, tenemos una química especial… En cuanto aPríncipe del asfalto, lo emociona cada vez que lo escucha. Y participó en el video sin cobrar, sin pedir nada. Cacho rechaza contratos de muchísimo dinero sólo porque una propuesta no le interesa. Ese es mi amigo, merece mi homenaje.

-Describís a Cacho como un “muchacho de barrio romántico y posmoderno”. ¿Qué dirías de vos misma? ¿Vos cómo te describirías?
-Es difícil describirse uno mismo… Soy una mina noble que nunca usó el apellido (es hija del cineasta Lucas, director de La guerra gaucha, y sobrina del compositor Lucio Demare, autor de Malena). Me gustó hacer la mía, sola, para demostrar que lo que soy. Y lo que soy me lo gané yo. Trabajé mucho para conseguir el lugar que tengo. Soy independiente, y la vida hizo que se a una persona muy fuerte y, a la vez, muy sensible. Amo mi profesión

-¿Cuántos vestidos de Piazza seleccionaste, finalmente?-Cuatro, uno por noche. Roberto no le presta ropa a nadie, le estoy muy agradecida. Lo quiero mucho. Es alguien muy talentoso y cada vestido suyo es una obra de arte. Estar vestida por Roberto Piazza es lo que se merece este festival tan importante.

-¿A qué artista esperás ver con particular ansiedad en La Falda?
-No voy a dar ningún nombre porque los artistas somos muy celosos. Sólo espero con ansias el 19, en cuya noche me presento cantando, acompañada por mi banda.

Datos útiles
La edición número 30 del Festival Nacional de Tango de La Falda se realizará entre mañana y el domingo 21 de julio en el anfiteatro municipal de esa ciudad. La dupla Soldán – Demare comenzará a trabajar desde el miércoles 18 del corriente.